El soplo

Lago Baikal en invierno