El soplo

Aventura en Siberia 10. Hacia Sliudianka

♣ Aventura en Siberia 10 ♣ #Microhistoria ♣ Hacia Sliudianka ♣ 01-01-17 ♦ Episodio 127

 

En episodios anteriores: La llamada de SiberiaMoscú en ruso, Historias de IrkutskNoche en el museo de TaltsyCómo conducir hacia Ulán Udé en invierno,

Meditación budista en el monsterio de DatsanLocura casual en Ust Barguzin,

Lago Baikal, el sueño de una noche de…, explorando el lago baikal

 

Sinopsis: «Del lunes más triste del año a la fórmula matemática de la felicidad. Trata de los pescadores en la Siberia, de los misterios del lago baikal, y de un faro hacia Sliudianka 

 

El lunes más triste del año

Cuando te dicen que es el lunes más triste del año, todo se vuelve peor. Nuestra mente es capaz de lo mejor y de lo peor. Ser fuerte para salir de una nochevieja alrededor del Lago Baikal, y debilitarse camino de regreso. La nevada tremenda. El coche se agarraba a la superficie como depredador que no suelta su presa. Cada vez se veía menos. Menos claro. En la vida suele suceder al contrario. Cuanto más avanzas mejor visión tienes de la vida. Pero a veces es preferible seguir ciego.

Sobre el Lago Baikal camino a Sliudianka

Fórmula matemática de la felicidad

La fórmula matemática para determinar el calificativo del peor lunes del año incluye determinadas variables: Tiempo atmosférico, tiempo desde que se pasa la navidad, propósitos incumplidos, motivación y necesidad de hacer algo. Sin duda, todo está en nuestra mente y en la mente de los demás. Y paramos a contemplar esa maravilla del Lago Baikal. Un mensaje colgado en una ofrenda chamán, de la etnia buriata. “Hoy es un buen día para…..”. Vuelvo hacia atrás. Y me olvido del peor lunes del año. Creo que hoy será el mejor día de mi vida. Todo está en cómo queramos ver las cosas.

Los pescadores de la siberia

Ahora mismo el tiempo atmosférisco no es un problema. Y rondamos los menos 20 grados. La navidad ya no es ni recuerdo. El propósito de alcanzar el lago baikal está cumplido. La motivación está por las nubes. Y la necesidad de hacer algo es evidente: llegar a Sliudianka antes del anochecer. Me siento feliz. A lo lejos un tipo sentado. Profundizamos hacia el lago Baikal. Si el hombre está allí sentado nosotros podemos estar. El lago debe ser resistente. Por Dios que lo sea. La sorpresa cuando estamos cara a cara. ¡Está pescando!. Son los famososo pescadores de la Siberia. Su vida fluye sin contratiempos. Para ellos es un día más. Para mí es el mejor lunes del año. Qué forma de ver las cosas. Deberíamos fijarnos más en el lado bueno de las cosas.

Misterios en el lago baikal

Una fuerza como del más allá me lanza a enfrentarme al lago Baikal. Hace unos días hubiera tenido miedo. Por lo que sea, ahora tengo confianza. Me adentro. Piso. Toco con la mano. Tiro una piedra Avanzo un par de pasos. Creo que me estoy pasando. Allí nadie va a venir a socorrerme. Es como cuando llegas a la zona de la muerte en la montaña. Quien entra ahí ya tiene que salir por su cuenta. Aquí pasa lo mismo. Tengo ganas de seguir. Serán misterios del Lago Baikal. Y empiezo a retroceder. Mi tiempo de audiencia con el Baikal llega a su fin. Mejor ser cautos. Vivimos peligrosamente. Pero eso gusta. Estuvo bien mientras duró.

Un faro hacia Sliudianka

En la vida hay señales que te siguen de manera periódica. Eso me pasa a mí con los faros. Siempre son una señal de que las cosas marchan bien. Como una miga de pan a seguir para llegar al siguiente destino. El final de una pista, de un misterio. Desde faro me elevé en olas de agua congeladas para poder divisar el horizonte deseado. Ese horizonte era Sliudianka, el final de la etapa de hoy.

Y en Episidios anteriores…

En el próximo episodio, las aventuras nos llevarán hacia isla de Olkhon (se pronuncia Oljón), para contemplar por última vez el lago más grande Asisa y el más profundo del mundo. Pero esta es una historia que deberá ser contada en otro momento